45º Día: Mañana... sin respuestas

Hawaiian Temple

23 de febrero: A punto de cumplir una semana en el camping necesitábamos saber lo que decidiría el manager, ya que de no permitirnos acampar otra semana, tendríamos que buscar desesperadamente un sitio donde dormir y claro... tremendamente económico, porque el dinero se iba acabando. Alex se acercó a la recepción a preguntarle a la anciana recepcionista por nuestra continuidad en el camping y la tipa seguía diciendo que tenía que preguntarle al manager, que regresara más tarde. ¿Más tarde que cuándo, Señora? ¿Casi una semana que estábamos y aún tenía que preguntárselo? Yo le esperaba tirada en la tienda con un horrible dolor de barriga mientras él regresaba dos veces más a preguntar lo mismo, hasta que la vieja le dijo que no podía contactar con el tal manager y que mañana, nos diría algo. Puf… mañana; luego los guiris se quejan de que esa frase es típica de España. Pasado el mediodía fuimos hasta el norte a pasar el día en la playa hasta que atardeció y al volver a Malaekahana, Alex dejó la tabla en el camping y fuimos pedaleando a visitar el templo hawaiano de Laie. Dicen que el universo te ofrece únicamente lo que necesitas y no lo que tu ego desea. Pide y se te concederá. No? A veces, solo es cuestión de probarlo. 


Creative Commons License