54º Día: Conociendo a nuestra anfitriona

3 de Marzo: Desayunamos distinto. Cambio de alojamiento, cambio de hora a la que nos despertamos… cambios. Cambia la ruta que recorremos en bicicleta, cambian nuestros vecinos, todo cambia con una sola mudanza.
Salimos de la casa por Keiki road y enseguida nos metemos en la bikeroute; como todo cambio, ahora debemos dirigirnos hacia el este para llegar a V-land. Hacemos playa hasta el mediodía que volvemos a la casa de Maureen para almorzar, disfrutando de las comodidades y la cercanía del hogar. También echamos fotos a nuestras verdes bicicletas para publicarlas en craigslist e intentar venderlas. Mientras mi compañero volvía a la playa para surfear yo soluciono lo del maldito antivirus que consumía demasiado de mi tiempo ya a la vez que controlo nuestros gastos, viendo el dinero que nos quedaba con la televisión americana de fondo, después de casi dos meses sin verla, informándome cotilleos de los famosetes de turno.
Maureen nos invitó a cenar con ella unas gambas hechas de ajo - garlic shrimps- contándonos que estos camarones son criados en piscinas y yo así, encontré al fin la explicación a unas pequeñas lagunas que solía ver en nuestro diario pedaleo desde Malaekahana, junto a una furgoneta que anunciaba vender gambas. En la sobremesa nos quedamos solo nosotras, hablando y bebiendo vodka con zumo de cranberry mientras me contaba sobre su vida en Texas, su cambio de nombre porque le daba mal karma, su relación con un surfero de 44 años llamado Danny y debido a la coincidencia en nuestras fechas de nacimiento, comenzó a sacar cartas astrales mientras me hablaba de planetas y el destino. Completada nuestra larga charla marché a nuestra habitación para aprovechar la comodidad de la conexión wifi in da house y charlar por skype con mi familia.